Como se trata

Para tratar la eyaculación precoz se debe tener en cuenta la gravedad de ésta y cómo afecta la vida del paciente. Lo primero es realizar terapia sicológica para modificar ciertas conductas sexuales que resultan inefectivas y así lograr que el paciente supere su problema, cabe resaltar que estas terapias deben realizarse con la pareja para que su efectividad sea máxima. Sólo se tratará con fármacos a aquellos pacientes en los cuales la terapia no haya sido efectiva.

Tratamiento psicológico

En primer lugar se debe orientar al paciente y a su pareja para que sepan identificar cuáles son las conductas que están mal y las sensaciones que preceden al orgasmo para que así el paciente pueda canalizar bien la excitación que siente y así poder controlar su reflejo eyaculatorio. También es importante que la pareja lleve una buena comunicación ya que si no la hay se pueden generar situaciones en las cuales el hombre se sienta presionado así como cuando por ejemplo la pareja le hace saber de laguna forma que tiene mucha expectativa sobre su desmpeño.

Fármacos antidepresivos

Los fármacos son muy efectivos pero deben usarse sólo si la terapia ha fallado, entre los más usado están aquello que inhiben la captación de serotonina ya que retrasan el reflejo eyaculatorio. Entre ellos se encuentran paroxetina, fluoxetina y sertralina.
Uso de anestésicos locales como tratamiento de la eyaculación precoz

Otra forma de tratar la eyaculación precoz es usar cremas anestésicas que se aplican en el pene y ayudan a reducir la sensibilidad y por ende el deseo de eyacular, aunque en algunos hombres el preservativo ayuda también a reducir la sensibilidad. Éstos fármacos tiene como contra parte que al reducir la sensibilidad del pene ocasionan en algunos casos problemas para tener o mantener una erección, además representan una solución temporal ya que no atacan las causas reales de éste mal.

Algunas técnicas que ayudan

La eyaculación precoz también puede tratarse con terapias alternativas tales como ejercicios de relajación o formas de controlar la respiración para así lograr que el reflejo eyaculatorio se controle. Algunas de estas terapias son:

Parar y seguir: esto consiste en que dentro de la relación sexual cuando el hombre siente el deseo de eyacular se detiene el estímulo durante unos 30 segundos o hasta que el hombre controle ese deseo y luego se continúa con la relación sexual.
Apretar el pene: al igual que en el caso anterior sólo que ésta vez en lugar de detener el estímulo se presiona el extremo del pene, en donde se une con el glande, de manera suave, esto lo puede hacer el hombre o su pareja.

Terapia Mixta: debido al gran factor mental que tiene la eyaculación precoz se recomienda que la terapia sicológica vaya acompañada de terapia farmacológica